El papel de los líderes durante y después de la nueva pandemia de coronavirus

Rogério Dias

Publicado en
01 de Julho de 2020

Nadie está preparado para manejar una pandemia de proporciones globales solo.

Nadie está preparado para manejar una pandemia de proporciones globales solo. Pero eso no significa que podamos vivir sin liderazgo. De todos los cambios que hemos experimentado recientemente, con el avance del nuevo coronavirus, la lección principal que podemos aprender hasta ahora parece ser precisamente esto: cada uno de nosotros tiene su papel, pero es esencial que tengamos líderes capaces de ayudar a organizar decisiones y Proporcionar un entorno más coherente y sostenible para las personas. En el segmento de TI, este liderazgo es aún más necesario debido al dinamismo con el que surgen las nuevas tecnologías.

No hay forma de decir que este es un momento simple. El brote de COVID-19 es un problema de salud pública, con impactos emocionales y financieros sin precedentes, ciertamente mayor que todo lo que hemos pasado en el siglo XXI. Por esta razón, además de una crisis, la pandemia también marcará un verdadero cambio de paradigma, con el cambio en muchos de los modelos de trabajo que habíamos conocido hasta hace poco tiempo.

Por ejemplo: estamos viviendo en un momento en que la empatía y las asociaciones se han vuelto mucho más importantes en la vida de las personas. Por lo tanto, más que la capacidad de predecir escenarios, los líderes deben ofrecer una visión humana, necesaria para apoyar y tranquilizar a cada uno de los colaboradores de su equipo.

Creo que tenemos que ofrecer alternativas para el mundo venidero. Después de todo, la única certeza es que, tarde o temprano, venceremos al virus y tendremos que reconstruir la sociedad en su conjunto. Una estrategia que ya hemos aplicado en nuestras empresas y que sin duda contribuirá a la reconstrucción es alentar diferentes ideas y pensamientos, con diferentes puntos de vista.

En general, creo que estábamos tan acostumbrados a nuestra rutina y al exceso de opciones que, ahora, debido a la interrupción causada por el coronavirus en todo el mundo, terminamos en estado de shock. Salir de la inercia ciertamente requerirá aún más concentración y energía de todos, algo esencial para los líderes de los nuevos tiempos. También requerirá un pensamiento más inclusivo, como lo que hemos alentado en nuestro grupo, basado en una propuesta más colectiva y abierta a la empatía y a la valorización de las personas.

El líder debería, en mi opinión, direccionar las acciones, alentar actitudes de apoyo hacia las personas y ofrecer, a través de la inteligencia emocional y de un comportamiento sobrio, las mejores formas para que los equipos y, en consecuencia, las organizaciones, reanuden sus actividades de evolución y mejora continua.

Sin embargo, vale la pena decir que esta necesidad de valorar a las personas no surgió con la pandemia. El virus solo acentuó una demanda que ya estaba alrededor de la estructura de liderazgo en las empresas. Mucho antes del avance de COVID-19, por ejemplo, las investigaciones ya indicaban que la mayoría de las organizaciones necesitaban revisar sus conceptos de liderazgo, colaboración y participación. Sin embargo, para quienes viven la vida cotidiana de las empresas y la rutina de los equipos, este sentimiento ciertamente ya estaba presente.

 Los problemas con el coronavirus solo plantearon una necesidad que muchas empresas pasaron por alto. Como resultado, ahora parece urgente que los líderes trabajen en la empatía, la inteligencia emocional, la resiliencia y la colaboración como estructuras vitales de sus estructuras. Estas soft skills permitirán a los gerentes comprender los desafíos de las personas, buscar nuevas perspectivas para sus equipos y transformar el rumbo de los negocios en la operación como un todo.

Realmente creo que el líder moderno debe ver las oportunidades para construir asociaciones, mirar al público con determinación y establecer un grado máximo de colaboración entre todos aquellos que están comprometidos con el mismo objetivo. Quizás, en este sentido, el mayor cambio entre el jefe del pasado y el líder del futuro es darse cuenta de que, además de la confianza, también es necesario distribuir la esperanza.

Ahora es el momento de inspirar a los equipos, cuidar a las personas y mostrar cómo las organizaciones pueden ayudar al mundo. Luego, es equilibrar las fuerzas y comprometer a los equipos para proponer la reconstrucción juntos. Nada de esto será posible sin líderes que sean realmente conscientes de que el mayor valor de una organización esta, sin duda, en las personas. Los profesionales que saldrán fortalecidos de esta crisis serán aquellos que puedan responder más rápidamente a los cambios del mercado y orientar el rumbo de sus equipos y sus empresas hacia una nueva fase de crecimiento. Los desafíos son grandes, pero la buena noticia es que la tecnología ha anticipado este escenario inimaginable y, más humanizada, ahora está disponible para acelerar este proceso de transformación. 

 

Servicios relacionados

Liderança

Este articulo trata sobre Covid-19

Hable con nosotros

Contáctenos y descubra cómo podemos apoyar a su empresa en el camino hacia la transformación digital

manage cookies